Ponerse en forma, “por si acaso”

Estar mínimamente en forma es necesario no sólo por nuestra salud, sino por si en algún momento conviene “salir pitando”

deporte

El survivalismo gasta muy mala fama. Por un lado, por lo extremo de las situaciones en las que agradeceríamos ser survivalistas, y que la mayoría de nosotros no sufriremos en la vida (o quizá no, nunca se sabe). Por otro, porque los survivalistas orgullosos a veces dan miedo, con sus búnkeres y sus machetes. Sin embargo, no debemos descartar a la ligera algunos consejos de survivalismo ante algunas situaciones cuyo riesgo potencial es mayor… y poco explicado.

 

Básicamente, survivalismo significa estar preparado para cualquier eventualidad. La idea es que en casa, uno debería tener siempre preparada una mochila de emergencia, con una serie de elementos innegociables (linterna, pilas, botiquín, compresas, manta térmica, agua, etc…), y que uno debería estar siempre en forma por si hay que “salir corriendo”. No entraremos en el material a “preparar” porque no es nuestro tema. Pero sí querríamos hablar sobre la necesidad de hacer deporte.

 

El Observatorio del Clima Espacial está compartiendo informaciones al respecto de la probabilidad de que entre 2012 y 2013 ocurra un Evento Carrington (una tormenta solar de magnitud equivalente a la registrada en 1859 por Richard Carrington, que liquidó toda la red de telégrafos hasta una latitud tan baja como la de Madrid). Dicha probabilidad oscila entre el 5% y el 12%: suficientemente alta como para que estemos todos preparados. En Estados Unidos y Europa se están trabajando protocolos de seguridad a este respecto. En España el trabajo está siendo, en este sentido, bastante nulo, pero eso no significa que nosotros mismos no podamos coger ciertas ideas del survivalismo que nos ayudaran en una situación así.

 

Y es que, para los que lleven una vida totalmente sedentaria, un evento de este estilo resultaría mucho más difícil de asimilar que los que estén acostumbrados a practicar algún deporte. En caso de un “apagón” total, en el que no funcionaran ni teléfonos ni televisores ni centrales ni gasolineras ni hubiera agua corriente, antes o después deberíamos “huir”. Si eres deportista, estarás más preparado para hacer frente a las exigencias físicas del viaje.

En ocasiones, un cuerpo en forma es la diferencia entre la vida y la muerte

deporte

Si no lo eres, aquí tienes algunas recomendaciones:

 

1)   COMPRA UN CALZADO ADECUADO Y ESTRÉNALO: Botas de senderismo o zapatillas deportivas, es importante dispones de un calzado que nos permita horas de marcha. Es necesario estrenarlo para evitarnos esas primeras ampollas, y también disponer de calcetines adecuados para cada tipo de calzado.

2)   DEJA EL TABACO: Siempre hay motivos para dejarlo, pero realmente, unos pulmones colapsados por el alquitrán y el humo son la peor mochila que nos podemos llevar.

3)   EMPIEZA A PRACTICAR EJERCICIO DE FORMA REGULAR: Importa más la regularidad que la intensidad. Quince minutos diarios de bicicleta estática, un rato corriendo todas las mañanas, o ir al gimnasio ni que sea dos veces por semana… es necesario romper la inercia sedentaria de un trabajo de oficina o que físicamente requiera poco. Si crees que en una situación de estrés o peligro, la adrenalina te permitiría correr, pese a llevar diez años sin correr más que para coger el autobús, te recomiendo que hagas una prueba e intentes aguantar diez minutos a buen ritmo.

 

Es importante hacer deporte en vistas de una salud duradera. Pero es que en caso de desatarse un incidente como el explicado arriba, el estado de forma que tengamos puede significar, literalmente, la diferencia entre la vida y la muerte.

Si quieres mantenerte en forma sin emplear demasiado tiempo ni esfuerzo montar en bici es una buena alternativa. Montar en bici no sólo te va a ayudar a mantener una buena salud física, también puede servirte para pasar más tiempo con la familia.

A veces lo que ocurres es que comprar una bicicleta no supone un gasto mínimo, de hecho una buena bicicleta puede hacernos gastar demasiado dinero. Por ello una buena alternativa es buscar entre bicicletas segundamano.

En internet puedes encontrar bicicletas de segunda mano en muy buen estado y por mucho menos de lo que te ofrecen en cualquier establecimiento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.