Hongo de los pies en niños

Rabindranath Tagore, el famoso poeta y filósofo bengalí, preguntaba: “¿Sabe alguien de dónde viene la sonrisa que revuela por los labios del niño dormido?”. Podríamos responderle que de la felicidad de no tener el hongo de los pies o de cualquier otra zona corporal. Porque esta es una afección incómoda y desagradable para todos y, en especial, para los más pequeños.

La tiña de los pies es una infección de origen fúngico, evitable, pero cuyo contagio resulta fácil para los niños debido al tipo de actividad que realizan. Esto ocurre cuando los pies descalzos entran en contacto con una superficie contaminada, con una persona enferma o con alguna mascota portadora de tales microorganismos.

Los hongos que producen la tinea pedis (dermatofitos) causan que los tejidos epiteliales se vuelvan blancos, delgados y escamosos, con fisuras enrojecidas. Por lo general, comienzan a actuar dentro de los dedos de los pies, para luego extenderse a la superficie externa, uñas y zona plantar, causando una severa piquiña. La infección puede extenderse por contacto a otras áreas corporales.

hongo de los pies

¿Cómo evitar y tratar la dermatomicosis durante la infancia?

Dado que el problema se origina por contacto directo de los pies del niño con cualquier elemento infectado, conviene que este lleve siempre un zapato apropiado, que no resulte muy estrecho ni haya sido confeccionado con materiales sintéticos que impidan la transpiración. Sustituir el calzado con frecuencia y permitir que seque totalmente antes de reusarlo, también resultan útiles.    

La recomendación es esencial al caminar por espacios públicos, como baños, vestuarios, el borde de las piscinas, etc. Posterior al lavado, los pies deben secarse con esmero. Si el niño tiende a ser muy sudoroso, los calcetines tienen que cambiarse con frecuencia y conviene usar una toalla distinta a la del resto del cuerpo para esta área. La zona de la ducha, asimismo, requiere ser higienizada después de cada servicio.

Por otro lado, es aconsejable hidratar la delicada piel con lociones y aceites para niños. No permita que su hijo comparta objetos de uso personal, como toallas, gorros de baño, peines, calcetines o el calzado con sus amigos. Y si a pesar de todas estas precauciones, observa algún área descamada, blanquecina o irritada, y descubre que se rasca con frecuencia entonces llévelo a su pediatra o a un dermatólogo que lo examine.

El tratamiento indicado al niño para eliminar el hongo de los pies puede ser oral y tópico. Es importante que se sigan las instrucciones recibidas durante el tiempo que sea necesario, de modo de garantizar la curación completa. Visitar una clínica de podología será su mejor opción, porque estos profesionales conocen el problema en profundidad y saben cómo resolverlo eficazmente.    

A continuación veamos la explicación que ofrece el Dr. Carlos Echeverria, especialista en dermatología, acerda de los hongos en los niños.

Dr. Carlos Echeverria

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.