El regreso de los deportes de motor

En los últimos años hemos vivido un regreso bastante sorprendente ha sido del aficionado a los deportes del mundo del motor. Con el surgimiento de la figura de Fernando Alonso en la fórmula 1 volvieron a nacer la esperanza y la ilusión en este asturiano que hoy en día es piloto de la escudería más importante de la Fórmula 1, Ferrari.

Pero coincidiendo con el éxito de Fernando Alonso convirtiéndose en  bicampeón se notó también un aumento por el interés en las carreras de motos de Moto GP. Los pilotos españoles protagonizan una etapa bastante fructífera en nuestra historia del motor y son ya parte de la historia nombres como Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa.

El negocio del motor

El regreso de los deportes de motorAún pareciendo deportes minoritarios o que mueven menos masas que por ejemplo el fútbol, lo cierto es que los deportes de motor tanto de coches como de motos son deportes que mueven grandes cantidades de dinero.

En concreto en el mundo del motor como en casi todos los deportes los patrocinadores de los deportistas juegan un papel bastante relevante.

Por citar un caso concreto, cuando Fernando Alonso fichó por Ferrari, mucho tuvo que ver la influencia del Señor Botín, cuyo interés en asociar su firma a la de Ferrari era bastante alto, la idea era asociar a la entidad del Santander una marca como la de Ferrari. Además con el valor añadido de que la Fórmula 1 es un deporte que se sigue con mayor intensidad en España, Gran Bretaña y Brasil, coincidiendo con sus 3 focos empresariales.

 

Gestión de la Fórmula 1

El regreso de los deportes de motorLas diferencias con el fútbol en cuanto a modelo de gestión reside en principalmente a que el dueño de la Formula 1 de origen humilde, primero mecánico es que invierte parte del dinero que gana en intentar mejorar la Fórmula 1 haciéndola cada vez más interesante, mientras que los organizadores de los campeonatos de la UEFA se interesan más por la organización de sus viajes cada vez con más lujos.

La sponsorización en ambos deportes está presente, siendo más notable el patrocinio personal en la Fórmula 1 más que en el fútbol. Igualmente ocurre en el mundo de las motos. El patrocinio del piloto es una lucha de marcas por ver quién pone el logo al campeón.

La figura del piloto se convierte en una valla publicitaria, aprovechando cada espacio de su traje, del casco, de la gorra incluso del coche para anunciar a los distintos sponsors. Aunque en la mayoría de ocasiones se presenta un principal patrocinador y varios patrocinadores secundarios.

La publicidad se liga por tanto al deportista estrechamente y esta unión continuará mientras la figura del deportista sobresalga del resto.

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.