Boxeo

AMB disfruta fin de semana de flagrante idiotez, nos recuerda nunca respetarlo

Realmente nos pusieron en marcha por un segundo.

La WBA, que je considérais comme le deuxième organisme de sanction le plus ignoble en raison du fait que la WBC fait la plupart des choses qu’elle fait, mais avec un air supplémentaire de suffisance intolérable, semblait changer les choses après le Mykal Fox de el año pasado. La debacle contra Gabriel Maestre tiene a todos en el boxeo clamando por su sangre. El pasado fin de semana demostró lo contrario.

El primer y más obvio ejemplo fue la ejecución sumaria de Trevor Bryan por parte de Daniel Dubois por el título de peso pesado de este último. Como recordatorio, Bryan ganó el cinturón interino al derrotar a BJ Flores en una pelea por el título vacante, en la que «ganó» un lugar al vencer a dos oponentes con un récord combinado de 4-44. Luego no pudo defender el título durante más de dos años, ya que la AMB permitió repetidamente que Don King jodiera a Mahmoud Charr, e incluso cuando la insistencia de King en negarle a Charr una visa para evitar pagar las ridículas sumas que había ofrecido se hizo evidente, la AMB optó por para despojar a Charr en su lugar.

¿La lucha por el título ahora vacante de Charr? Bryan vs. Bermane Stiverne, que la AMB reclamó»[met] los requisitos para luchar por el campeonato” a pesar de estar sin ganar durante más de cinco años. Luego vino Jonathan Guidry, quien estaba en el top 15 de la AMB a pesar de no haber peleado desde agosto anterior.

Bryan fue una acusación ambulante de la incompetencia y la corrupción de la AMB, pero Gilberto Mendoza y compañía se aseguraron de salpicar su tan esperado derribo con recordatorios de que son flagelos para el deporte, es decir, un par de caras conocidas en los asientos de los jueces. Uno fue Carlos Sucre, a quien quizás recuerden cuando le dio al actual campeón de peso súper mosca Juan Francisco Estrada nueve asaltos en la revancha de «El Gallo» con Chocolatito González.

La otra fue Gloria Martínez Rizzo, quien no solo le dio dos asaltos a la mencionada Mykal Fox en una pelea donde prácticamente todos los observadores le dieron un mínimo de ocho, sino que resultó estar casada con un ejecutivo de niveles racistas de la AMB y Measurehead.

Y justo cuando pensabas que estaban listos, agregaron un postrecito divertido el domingo. Recordará que después de despojar a Josh Taylor, una decisión tomada por el CMB a pesar de que las partes involucradas acordaron previamente que José Zepeda sería el siguiente en la rotación, llamaron a sus seis mejores peleadores de 140 libras para defender su caso sobre quién debería recibir una oportunidad. en el cinturón vacante.

La decisión obvia sería que el ex campeón interino Alberto Puello y el campeón ‘oro’ Ismael Barroso, sus peleadores No. 1 y No. 2, se enfrenten. En cambio, ordenaron a Puello que se enfrentara al No. 6 Batyr Akhmedov con la advertencia de que quien ganaría esta pelea contra Barroso.

Si bien han logrado un progreso tangible en la limpieza de su acto, el pasado fin de semana demostró que Mendoza y sus compinches son incompetentes en el mejor de los casos y maliciosamente corruptos en el peor. Deben ser tratados con el mayor desprecio.

El hecho divertido de los organismos sancionadores es que, literalmente, solo tienen el poder que les damos. Si el público del boxeo decide que el cinturón de la AMB no vale nada y los boxeadores dejan de pagar la tarifa sancionadora, la organización podría hacer cualquier cosa al respecto. Solo algo a considerar.

Nestor Quadrado

Hola soy Néstor Quadrado, te traigo todas las noticias sobre el mundo del Boxeo y de todo lo que no te has enterado, ponte cómodo y acompáñame al cuadrilátero.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
error: Content is protected !!